fbpx
embarazada y con perro creciendo entre perros tamara hernan

Embarazada y con perro

Contenido

PREPARA A TU PERRO PARA LA LLEGADA DEL BEBÉ

Si estás embarazada y compartes tu vida con un perro este post es para ti, pero solo si consideras a tu perro como uno más de tu familia y no quieres que se sienta desplazado con la llegada del bebé.

Mi embarazo y maternidad han cambiado la perspectiva de todo. Somos una familia de 7 miembros: 2 perros, 2 gatas, mi pareja, mi bebé y yo. 

embarazada con perros y gatos bellypaintingLa llegada al mundo de un bebé es algo muy especial para cualquier familia, pero cuando en la familia hay perros y/o gatos, la clave es la formación en crianza multiespecie para que ningún aspecto de la rutina diaria marque negativamente su futura convivencia.

Cuando llega al mundo un bebé, los sentimientos se multiplican, pero también se pueden multiplicar los problemas. El amor no debe dividirse entre él y tu perro.

Estoy aquí para ayudarte a conseguir la convivencia que deseas entre tu perro y tu hija/o, porque yo también tuve muchos miedos, cometí algún error y no quiero que te pase a ti lo mismo.

Así que …¡comenzamos!

¿Sabe tu perro que estás embarazada? ¿Los perros huelen el embarazo?

Sí y No. Los sentidos de nuestros compañeros de cuatro patas son extraordinarios, y sí, pueden oler tus cambios hormonales. También pueden llegar a sentir los movimientos del bebé e incluso escuchar sus latidos. Pero esto no implica que lo identifiquen con el embarazo y sepan que después vendrá un bebé. Lo que ocurre es que los perros y gatos  pueden variar su comportamiento durante esta etapa por todos los cambios que están aconteciendo: cambios en nuestra forma de comportarnos con ellos, habitación nueva que en ocasiones la ocupaban ellos, carrito, hamaca, juguetes que no son para ellos, cambio en las rutinas de la familia, en las normas. 

Entonces…¡Claro que sabe que pasa algo!, pero no sabe lo que es un embarazo y su consecuencia. Sería como si tú hueles algo nuevo con los ojos cerrados. El olor en sí no implica el significado. Otra cosa podría ser un segundo embarazo. Quizás podría haber hecho una asociación de acontecimientos, pero tan a largo plazo es difícil que ésto ocurra…además, no he encontrado estudios serios que hablen de esto, así que no quiero hacer conjeturas sin ninguna base científica.

¿Qué cambios puedes notar en tu perro cuando estás embarazada?

Como explicaba antes, es más bien por el conjunto de acontecimientos (incluido tu nuevo aroma natural) por el que tu perro puede comenzar a tener cambios en su comportamiento. 

Éstas son las frases más frecuentes entorno al embarazo y el perro: 

  • Protege más a la embarazada
  • Hace sus necesidades dentro de casa
  • Tiene conductas de demanda de atención
  • Muestra comportamientos diferentes que antes no tenía (destructivos, vocalizaciones, ansiedad por separación, reactividad…etc)

¿Los perros pueden sentir envidia del bebé?

Es una de las preguntas/afirmaciones más repetida (y otro de los temas que ocupan numerosos blogs con una comparación antropomórfica discutible).

El comportamiento por el que tú puedes tildar de celoso a tu perro o gato sólo es un comportamiento demandante de atención fruto de la carencia de preparación y del sentimiento de desplazamiento que puede experimentar el perro. Además, comportarse inadecuadamente te ha podido llevar a “reñir” a tu perro o asombrarte por su inusual conducta, por lo que el perro ha conseguido su objetivo (que le hagas caso) y repetirá la conducta si es necesario. Rara vez, y en el caso de que nuestra relación con el perro o gato sea dañina, podríamos ver una conducta celosa real hacia el bebé, en la que el perro o gato pueden mostrar un comportamiento aversivo hacia el pequeño humano con posibilidad de poderle causar daño. Pero no es lo habitual.

Por un lado, es normal que los primeros días no te den las horas para más y puedas sentir desbordamiento, y que tu perro sea un afectado de la situación. 

  • No te sientas culpable
  • Prepárate y prepáralo para ese momento

Por otro lado, y para evitarlo, lo ideal sería que tu perro tenga capacidad de independencia y de toma de decisiones por sí mismo. Suena un poco extraño pero sería el opuesto a vivir con un perro que no sabe hacer nada sin tu guía, sin tus órdenes o que está todo el rato pegado a ti. Por ello, notará más tu ausencia y tu falta de atención, mientras que si es más independiente llevará mejor el cambio.

Consejos útiles para poner en práctica con tu perro durante tu embarazo: 

  • Fórmate para saber entender a tu perro y poder interpretar correctamente su lenguaje, así podrás proporcionarle a tu perro un mayor bienestar emocional en la convivencia con un pequeño humano. Identificar el estrés que le pueden causar los cambios de la preparación y llegada del bebé es fundamental para poder ayudarle.
  • Revisa y analiza la relación que tienes con tu perro. Es el momento ideal para potenciar vuestro vínculo y limar los aspectos que más te preocupan. 
  • Descubre el poder del juego y empieza a practicar el suelta. Además de todos los beneficios para la vida diaria, el día de mañana te será más fácil practicar rutinas de juego entre tu perro y tu bebé.
  • Acostumbra a tu perro a todos los enseres nuevos del bebé como a que tu perro no tenga miedo del carrito del bebé, la hamaca, la cuna…etc. Puedes practicar juegos de búsqueda de premios, ejercicios de propiocepción… e incluirle en las tareas de montaje para enseñarle a convivir con estos nuevos elementos de una forma positiva. 

http://https://youtu.be/czCBY193kT8

  • La habitación del bebé debe convertirse en un espacio relacionado con la calma. Puedes darle masajes, hacer sesiones de Doga®️ (descubre el yoga para perros https://pateducadoracanina.com/yoga-con-perros/) o usar aromaterapia con aceite esencial de lavanda mientras pasamos un rato de relax con el perro ahí. En mi casa se convirtió en el sitio favorito para las siestas. Es mejor que no cierres la puerta, porque entonces asociará ese espacio con algo negativo y de hecho, tendrá más curiosidad por estar ahí.
  • Practicar las futuras rutinas con el bebé con un muñeco reborn puede ser una gran idea, ya que podremos ensayar con nuestro perro cómo acercarse correctamente al bebé. 
  • Te servirá poner sonidos de llanto de bebé en casa o mientras paseas con el carro (vacío) para que se acostumbre. Pero no es cuestión de ponerlo y ya está, hay que conseguir que al perro no le incomode y piense que cuando suena ese ruido, le ocurren cosas buenas (pasear, olfatear, comer un snack de larga duración, caricias…etc). Controlar la intensidad y duración de menos a más. 
  • Si crees que es el momento de poner nuevas normas (por ejemplo, que ya no duerma en tu cama o deje de subirse en el sofá), recuerda que las tienes que trabajar con antelación y de forma progresiva. No es malo que lo hagan, pero eso no puede generar nunca un conflicto. En ese caso, habrá que darle alternativas. 
  • A mis alumnos les enseño a trabajar el olfato del perro para que puedan conocer el olor del bebé de una forma positiva, incluso ANTES de que nazca el bebé, haciendo ejercicios de detección deportiva adaptados con los olores que llevará nuestro bebé (cremitas, detergente de bebé…etc)

¿Tienes que llevarle a tu perro el primer pañal de tu bebé para que lo acepte?

primera puesta para llevar al perro creciendo entre perros (1) 

Primera puesta del hospital de mi hijo Álex

 

Rotundamente NO.  No hay ninguna base científica en ello. El olor del pañal no implica la aceptación del bebé por parte del perro.

En cambio, puedes hacer algún juego de olfato (encontrar premios) con la ropita de la primera puesta del hospital antes de llevar al bebé a casa.  

Es importante que esta ropa le llegue al perro SIN LAVAR. Sería interesante que puedas guardarla en una bolsita con cierre zip para que conserve lo máximo posible el olor del recién nacido.

Olfateando al bebé desde el embarazo

Cuando estás embarazada y tienes perro, puedes hacer que tu perro asocie positívamente el olor del bebé incluso ANTES de que nazca. ¿Has leído bien? ¡SI! 

Podemos socializar el olor del bebé durante el embarazo, pero para eso, tendrás que venirte al Club Creciendo entre Perros, donde Marga Araújo de Breocan (especialista en detección deportiva) nos ha diseñado diferentes ejercicios con este fin.

¿Es malo que tu perro chupe al bebé o le llene de pelos?

Son muchos los estudios científicos que respaldan los beneficios en la salud de los niños derivados de la convivencia con perros (y gatos).

Me llamó la atención especialmente un estudio de la Universidad de Alberta (Canadá) que desvelaba que la convivencia temprana de perros y bebés mejora y aumenta las colonias bacterianas intestinales(microbiota) encargadas de evitar que el niño desarrolle alergias y sobrepeso. De hecho, se está estudiando implantar estas colonias de origen animal en bebés prematuros y/o nacidos por cesárea, ya que éstos son los que tienen más riesgo de desarrollar estas patologías al no beneficiarse de la microbiota que adquieren el resto de bebés que nacen mediante un parto vaginal. 

También, la pediatra Gloria Colli (según afirma en su blog) en su tesis doctoral descubrió que:

“La exposición a perro o gato durante los primeros años de vida podría ser protector para el desarrollo de alergias posteriores”.

 

¿ESTÁ TU PERRO ENTRE LAS 10 MEJORES RAZAS PARA CONVIVIR CON NIÑ@S?

10 mejores razas para convivir con niños creciendo entre perros

Beagle, Labrador retriever, Collie, Boxer, San Bernardo, Pastor Alemán, Caniche, Golden retriever, Galgo…ah sí! y los perros mestizos. Ésta es una de las  clasificaciones que podrás encontrar entre las cientos de webs (caninas, y no caninas) que hablan de ello.

¿En serio aún crees en estas listas? Hay infinidad de webs perrunas que te convencen de las ventajas de tal raza y tal otra para vivir con niños. No dudo que se basen en datos estadísticos, pero…¿se han hecho con muestras suficientes que reflejen la realidad?, lo dudo.

Dato: existen más de 800 razas de perros en el mundo, aunque sólo son reconocidas alrededor de 340 por la Federación Canina Internacional. Así que piensa que tu perro, sea de raza o mestizo, puede llegar a ser el mejor compañero de vida de tu pequeño humano.

Es cierto que hay un factor genético hereditario que influye en su carácter, pero si estás embarazada y compartes tu vida con un perro no tienes que preocuparte si no está entre estas razas. 

Si durante varias generaciones una línea de sangre ha sido bien socializada con niñ@s y convivido en armonía, pues si tenemos un perro con esa línea de sangre y lo hacemos todo bien, puede que se cumplan esos prognósticos. Pero eso no implica que tu perro de raza X o mestizo, ya venga con un chip para la tolerancia y el buen comportamiento con niñ@s sin que hagamos nada.

¿Conoces al menos a las 3 ó 4 líneas antecesoras de tu perro? ¿Conoces qué tipo de educación y vivencias tuvieron? Si es que sí, ¡enhorabuena! Pero la mayoría de los humanos no tenemos esa suerte, así que lo mejor que puedes hacer es formarte e implicarte en la educación de tu perro.

Además, no soy nada partidaria de este tipo de listas casi sensacionalistas porque fomentan las modas en determinadas razas y las compras compulsivas. Así que si caíste en la panacea de incluir en tu familia a una de estas razas con el fin de formar una bonita familia con pequeños humanos, nunca es demasiado tarde para poner un nuevo rumbo y tomar el camino correcto con la educación de tu perro.

El mejor perro para vivir con niños es (sin duda) el perro que esté bien educado.

A mí me gusta mirar al perro como individuo, independientemente de su raza (si la tiene), y potenciar sus virtudes, observar sus dificultades y ayudarlo a ser un perro feliz y adaptado para lo que viene. Por su puesto que tengo en cuenta la raza en determinados aspectos, pero no precísamente en si son mejores o peores para la convivencia con niñ@s porque pienso que eso depende en un 99% de nuestra implicación en el asunto.

ENTIENDE A TU PERRO

Vamos a hablar de LENGUAJE CANINO

Aprender sobre la forma que tiene tu perro es lo primero que debes tener en tu check list preparatorio antes de la llegada del bebé. Si normalmente es un básico en la tenencia responsable de cualquier familia con perro, cuando hablamos de la convivencia entre perros y peques, estudiar y/o profundizar en el maravilloso mundo del lenguaje de tu perro es lo primero. 

Pero aquí no te voy a enseñar lenguaje canino en cuanto a gestos y nombres raros (que para eso ya hay muchos cursos e informaciones estupendas de otros colegas del mundo canino). Existen muchas clasificaciones diferentes sobre el lenguaje canino y su etograma, casi tantas como profesionales hay en el sector canino, ya que cada cual tiene su visión del asunto. Lo importante es que aprendas a tener una visión crítica y no te quedes con una sola formación de lenguaje canino. 

 Aquí aprenderás en qué tienes que poner tu enfoque durante esta etapa que estás viviendo, para que sepas detectar los cambios en tu perro, interpretarlos correctamente, ofrecer soluciones y alternativas ante esas respuestas nuevas de tu perro y evitar así problemas de comportamiento que se agraven con el tiempo.

Muchas familias (desinformadas o mal informadas) piensan que el perro no va a cambiar o notar nada hasta que nazca el bebé, pero la realidad es que durante el embarazo se suelen producir cambios que normalmente no se tienen en cuenta y/o pasan desapercibidos porque no se han valorado objetivamente. 

Veamos cuáles son los factores que pueden influir en el lenguaje de tu perro en esta nueva etapa de vuestras vidas (aplicable a muchas otras situaciones).

Factores que influyen en el lenguaje de tu perro

NUESTRA INFLUENCIA EN SU LENGUAJE

Nuestra forma de comunicarnos dista mucho de la de nuestros compañeros de cuatro patas. Ellos son expertos en identificar hasta la más mínima diferencia en un gesto o en el entorno, por eso no te extrañes si notas diferente a tu perro. Puede que tú también estés diferente. O puede que no encuentres explicación, pero la hay.

Ellos perciben cosas que nosotros no somos capaces.

Y todo esto también influye en la variación de respuestas que nos pueden ofrecer.  

Sus principales vías de percepción de señales y comunicación son (de mayor a menor importancia): nariz de perro olfato

  1. Olfato
  2. Oído
  3. Gusto
  4. Vista
  5. Tacto

Para hablar de lenguaje canino es fundamental conocer cuáles son sus sentidos y cómo perciben el mundo, porque así podremos valorar otras interpretaciones más realistas. 

Tu perro se mete debajo de la mesa y tiembla. Piensas… ¿qué le pasará? sin entender nada, haces suposiciones o directamente lo ignoras. 

Sin embargo, si eres consciente del entorno y de la potencia de sus sentidos, podrás valorar con más objetividad el lenguaje que está mostrando tu perro e intentar ayudarle.  Puede que tu perro esté oliendo y oyendo una tormenta que aún tú no percibes y él las tiene miedo. ¿Te ha pasado algo parecido alguna vez?

EL HOGAR Y EL ENTORNO

    • Su hogar: nunca se comportará igual en una estancia exterior que en interior    (en medio del salón o estando en su lugar de descanso).
    • Agentes medioambientales: si tu perro tiene miedo a las tormentas, o hay mucho aire, o la lluvia….son factores que pueden alterar su lenguaje.
    • Las visitas: pueden provocarle diferentes estados de ánimo y hay que valorarlo porque la llegada al mundo de un bebé atrae visitas a nuestra casa, y si a nuestro perro le descontrolan (miedo, estrés, nerviosismo…) hay que trabajarlo desde ya. No podemos dejar que asocie las visitas y al bebé con algo malo.(puedes ampliar esta información en la GUÍA GRATUÍTA “PRESENTACIÓN Y PRIMEROS DÍAS”)
    • Elementos desconocidos: enseres bebé (carro, hamaca, juguetes, etc)
  • La modificación de sus rutinas

Todos ellos podrán afectar a su manera de expresarse y habrá que saber analizarlo en función al contexto y todas estas variables.

Evidentemente hay muchos más factores influyentes en el lenguaje del perro, pero me he centrado en los cambios más frecuentes alrededor del embarazo.

Tú más que nadie conoces a tu perro, así que seguro que identificas esos sutiles cambios, pero con toda esta información, podrás prevenir y trabajar para que los cambios necesarios sean lo más progresivos posibles y que tu perro consiga hacer un balance positivo de ellos.

ESTRÉS ANTES DE LA LLEGADA DEL BEBÉ

Estos cambios (entre otros) pueden responder a muchos otros factores, pero ahora, les prestamos más atención y nos auto convencemos de que es debido al embarazo cuando en realidad puede haber otro origen. Es importante también descartar cualquier problema médico y solicitar una valoración profesional del comportamiento canino.

Si finalmente deducimos que el cambio, claramente se fecha a raíz del embarazo, tendremos que valorar qué cosas han cambiado en nosotros y en nuestras rutinas que hayan podido afectar a nuestro perro y trabajar sobre ello.

El estrés del perro durante tu embarazo es más frecuente de lo que crees, el problema es que no se identifica como un problema y en la mayoría de los casos se normaliza porque el perro “puede convivir con ello”.

Sin embargo, que aumenten los niveles de estrés en el perro en la etapa del embarazo no es nada beneficioso para la futura convivencia con el bebé. 

ANTICÍPATE AL GRAN DÍA

“Plan de parto”: logística perruna

Si bien he dicho que entender el lenguaje canino es la base de una buena relación con nuestro perro, la ANTICIPACIÓN debería de ser tu mantra.

Como habrás ido leyendo, la prevención es la clave de todo y eso es anticipación pura.

Durante el embarazo todo son planes de futuro. ¿Ya has preparado tu plan de parto? 

Puedes repasar la siguiente check-lint para organizar la “logística perruna” del gran día:

CHECK LIST PREPARA LA PRESENTACIÓN entre tu perro y tu bebé creciendo entre perros tamara hernán

SOCIALIZA

Muy resumidamente, la buena socialización de tu perro consiste en que tenga experiencias positivas frente a diferentes estímulos y que éstos no le causen miedo e incomodidad. Por ello y porque el embarazo es intrínsecamente una época de cambios, vamos a centrarnos en que todos ellos se produzcan de manera controlada y progresiva.

Espacios y enseres nuevos.

Lo ideal es que la habitación del bebé se convierta durante el embarazo en una nueva estancia relacionada con la calma. Puede que antes fuese un despacho, una “habitación trastero” o la habitación de tu perro. En cualquiera de los casos, el cambio debe ser algo bienvenido y positivo para tu perro.

perros en habitación del bebé creciendo entre perros  

Dólar y Bela en la habitación de Álex

HABITACIÓN DEL BEBÉ:

    • Programa ejercicios relacionados con la calma
    • Simula escenas futuras (relax en el sillón de lactancia)
    • Relajación y DogaⓇ con tu perro
    • Circuitos de olfato
    • Aromaterapia con aceite esencial de lavanda

ENSERES DEL BEBÉ

    • Pueden convertirse en elementos de su circuito de olfato
    • No temas por los pelos (toda tu casa tiene pelos de tu perro, incluso tú)
    • Practica autocontrol con los nuevos juguetes
    • Acostumbra a los sonidos y luces

JUGUETES DEL BEBÉ

Éste es el primer vídeo que hice cuando me quedé embarazada: Los juguetes del bebé y los perros.


Muñeco reborn y tu perro 

Puede ser una práctica realmente interesante la de simular la vida con el bebé pero con un muñeco realista, ya que la forma de movernos también es comunicación, y coger en brazos al bebé limita nuestra gesticulación y cambia nuestra postura.

Además podrás comprobar qué interés tiene por él y positivizar sus acercamientos, así enseñarle de qué forma lo debe hacer (fomentar la calma en su presencia).

Sonido del bebé

Te recomiendo probar si tu perro se pone nervioso con el llanto del bebé y trabajar su tolerancia.  Observa si se pone nervioso o permanece neutral. ¿Cómo? Si no has tenido la oportunidad de comprobarlo con algún bebé de amigos o familia, puedes usar sonidos grabados. 

De hecho al hacerlo de forma controlada, puedes elegir el momento ideal y la intensidad. 

  • Introduce este nuevo sonido de forma muy leve mientras están olfateando un circuito preparado o mastican algún snack de larga duración. 
  • También puedes darle un masaje a tu perro en la habitación del bebé mientras suena el llanto del bebé, y si lo tolera bien, ir aumentando la duración y la intensidad.
  • Prueba diferentes llantos, no siempre el mismo (generalización).

Lo que quieres es que tenga una asociación positiva con el llanto del bebé (ver vídeo)

NUEVAS NORMAS 

Puede que ante la llegada del bebé te plantees determinados aspectos de la educación y la convivencia con tu perro por los que no sentías mucho orgullo, y ahora, te preocupa que sean perjudiciales con el bebé. 

Es totalmente lógico y normal que te preocupe, y haces muy bien en querer mejorar su educación, pero ten cuidado con: 

  • La forma en la que cambiamos las normas tiene que ser ecuánime
  • El cambio debe ser progresivo
  • Entrena con refuerzo positivo y no con castigo
  • No destierres a tu perro de sus zonas de seguridad (si necesitas hacer cambios, que sean progresivos)
  • Proporciónale alternativas beneficiosas para él
  • Incluye a tu perro en los espacios del bebé
En la cama y en el sofá ¿Sí o No? 

perros y bebé en la cama creciendo etre perros perro y bebé en el sofá

Y aquí está la pregunta del millón.¿Es bueno o malo que tu perro se suba al sofá o a la cama? 

Una de las problemáticas por las que más me solicitan ayuda cuando llega un bebé a la familia es ésta. Y es que lo que no está bien es haber dejado toda su vida al perro estar en el sofá y/o en la cama, y llegado el momento del nacimiento, no querer que el perro se suba. ¿Y por qué me solicitan ayuda? Porque realizan el cambio de forma brusca y sin dar alternativas saludables hacia el perro. Le destierran de su zona de descanso habitual y ni siquiera le proporcionan una cama cómoda. Además, lo hacen de un día para otro y con malas formas. 

Te aseguro que es posible conseguirlo y que tu perro lo acepte con normalidad, pero debes ser consciente del gran cambio que supone, y que como todas las cosas importantes, lleva su tiempo, así que, si es tu decisión (muy respetable), no tienes tiempo que perder.

El consejo que le doy a todas las familias (sean multiespecie o no) es: 

Si quieres dejar que tu perro se suba al sofá o a la cama puedes hacerlo, siempre y cuando el perro se baje cuando se lo pidas sin problemas y todos los miembros opinen igual.

Puedes 

Saludando con calma

El saludo es uno de los puntos débiles de casi todos, ya que en este aspecto intervienen otros humanos que sin malas intenciones, echan a perder todo nuestro trabajo. 

Uno de mis miedos era que mis perros me dieran un golpe en la tripa al saltar cuando llegaba a casa. 

Y ya no sólo tienes que conseguir un saludo en calma por tu salud, si no por la de bebé para que cuando crezca no le pueda causar un daño involuntario por su saludo efusivo. 

Conseguirás el saludo calmado de tu perro con dos fáciles alternativas y estos consejos: 

  1. Agáchate para acariciar por sus costillas, haciendo que se pegue a tus piernas.
  2. Trabaja el saludo en sentado (tu perro sentado, tú de pie o agachado)
  • Cuida el tono de voz. Ha de ser suave y calmado. ¡No te unas a su fiesta!
  • Las caricias han de ser largas y suaves. Nada de palmaditas
  • No alargues demasiado el ritual del saludo. 2 minutos bastan
  • Ofrécele un juguete para distraer su atención sobre ti
  • Si es muy saltarín, ponte a su alcance

LA SALUD EN EL EMBARAZO Y TU PERRO

Las enfermedades que se transmiten de animales a humanos son denominadas zoonosis, y es muy importante que sepas que el riesgo de contagio nunca es de cero, y menos cuando estás embarazada y vives con un perro, pero que no cunda el pánico. Un perro sano, con un buen seguimiento veterinario no debe de ofrecerte dudas respecto a tu salud.

La la prevención y el veterinario son tus mejores armas. 

Esta vez te lo explico desde mi perspectiva profesional como enfermera veterinaria. 

Lo ideal si estás embarazada es que le hagas un chequeo completo a tu perro y le expliques el motivo a tu veterinari@ para que paute los productos adecuados que no te hagan daño a ti ni al bebé. 

Aspectos de salud veterinaria a tener en cuenta: 

  • Desparasitación interna y externa
  • Análisis coprológico
  • Vacunación al día (y revisión general)
  • Análisis sanguíneo de enfermedades transmitidas por vectores
  • Higiene dental ¿es necesaria una limpieza? Éste es el momento ideal
  • Higiene corporal utilizando un champú adecuado y limpiadores de patas
  • Manto cuidado. Los deslanados y cortes mantenidos

Las mamás y los papás nos volvemos locos comprando aparatos que ESTERILIZAN las cosas del bebé, compramos detergentes especiales, tenemos especial cuidado con los pelos y la limpieza del hogar…pero sin embargo, dejamos de lado al pobre perro sin darnos cuenta de que si no se hacen las cosas como se debe, es un foco en potencia de enfermedades que nos pueden transmitir.

La prevención en la salud de tu perro es la base del plan higiénico-sanitario necesario en la convivencia con el bebé 

¿Cómo se consigue un perro independiente y seguro de sí mismo?

Es muy importante que si estás embarazada y tienes perro te focalices ahora en su independencia. No significa que no le hagas caso o no le dejes estar contigo de aquí en adelante para prevenir los cambios que se avecinan. Se trata de incluso tener mejor relación con tu perro, una relación más sana y equilibrada para él. 

Proporciónale momentos de soledad tranquilos, actividades sin tu control y oportunidades de hacer cosas por sí solo, así como de resolver problemas por sí mismo. 

Puedes empezar con juegos caseros sencillos:

  • de olfato
  • interactivos
  • de propiocepción
  • déjale olisquear más por la calle
  • espera a ver cómo reacciona ante los estímulos…

Deja de ejercer un control total sobre su vida y pasa a ser una parte activa supervisora y de acompañamiento.

Tu perro será más feli

Descárgatelo y léelo cuando quieras

embarazada y con perros guia gratis creciendo entre perros

Si te gusta ¡Comparte!

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

2 respuestas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *